La ciudad más fría del mundo

 

Oimiakón es un pequeño poblado situado junto al río Indigirka, en el noreste de la República de Saja, en el este de Siberia (Rusia). Cuenta con un poco menos de 500 habitantes y el suelo del lugar está permanentemente congelado.

El pueblo es conocido porque el 26 de enero de 1926 se registró una temperatura de -71.2 °C, siendo la temperatura más baja registrada en un lugar habitado.

El invierno dura 9 meses y es muy fuerte, los peces se congelan en solo 30 segundos después de haber sido sacados del río y se guardan en los sótanos de las casas al igual que la leche, que jamás es líquida. Hasta la gasolina de los autobuses se congela si se apaga el motor. Sin embargo, durante los meses de verano, la temperatura sube y llegan a disfrutarse días muy cálidos. El mes más cálido registrado fue julio del 2010 cuando la temperatura estuvo estable a 18 °C.

  • Tu correo nunca se compartido con nadie.
    Los datos obligatorios estan marcados con un *