Mamá gato adopta bebés erizos

 

Sonya, una gata jengibre de Rusia, solo tenía un gatito y leche de sobra, por lo que adoptó a cuatro erizos. Ella los trata como si fueran sus hijos y los erizos se acurrucan en su pelo cuando terminan de comer.

Es una práctica común que a los bebés animales abandonados se les coloque con una madre sustituta de la misma especie para evitar el reabandono más tarde. El problema es cuando no hay una madre de la misma especie disponible.

Hay casos en los que los gatos han adoptado conejos, mapaches, ardillas e incluso perros, pero esta es la primera vez que se conoce que una gata adopte erizos.

  • Tu correo nunca se compartido con nadie.
    Los datos obligatorios estan marcados con un *